Olvidé mi contraseña
Registrate
Mitos y Leyendas

La increíble historia del beso en la boca

Descubre cómo nació esta manifestación de amor entre las parejas

El beso en la boca es una manifestación de amor tan clara y tradicional que da la impresión de que nació junto con la humanidad. Sin embargo, se trata de una costumbre surgida a partir de una reglamentación vinculada con el consumo de alcohol en Europa hacia el año 740 antes de Cristo. Los historiadores Plutarco y Vario Máximo dejaron asentado en sus escritos que en aquellos años Rómulo, emperador y rey de Roma, dictó una ley en la que se prohibía a las mujeres beber vino. Y sus maridos, entonces, estaban obligados a acercar su cara a su boca para sentir el aliento y comprobar si habían cumplido con la ley.

Luego, otra ley más férrea obligó a los hombros no sólo a oler sino también a rozar los labios de su esposa con los suyos para asegurarse de que no había consumido vino. Y, por suerte para la humanidad, cuando las parejas se empezaron a dar cuenta de lo apasionada y placentera que resultaba la medida, la adoptaron como una demostración de amor. Así fue que nació esta práctica que hoy es tan común y tradicional entre las parejas de todo el mundo. 

COMENTA LA NOTA

Otras Notas

Mitos y Leyendas

El día de Halloween, una costumbre que transformó la muerte en celebración

En la antigüedad, en esta fecha se reunía culto a los espíritus del más allá

Mitos y Leyendas

El origen y la utilidad del Péndulo, un método de adivinación

En 1922 se descubrió su poder para detectar enfermedades

Mitos y Leyendas

Afrodita, la poderosa diosa del amor

Cada día de la semana está dedicado a uno de los dioses del Olimpo, los viernes están regidos por esta divinidad.

Mitos y Leyendas

Sinterklaas, una tradición de los Países Bajos exportada al mundo

Su figura se inspiró en San Nicolás de Bari y fue inspiración para el famoso Santa Claus

Mitos y Leyendas

Cleopatra, la reina del Nilo que enamoró a Julio César

La historia de su vida estuvo plagada de seducción, amor y muerte