Olvidé mi contraseña
Registrate
Religión

Mañana se conmemora la natividad de la Virgen María

En la plenitud de los tiempos, María se convirtió en el vehículo de la eterna fidelidad de Dios.

Cada 8 de septiembre se celebra una de las trece fiestas marianas del calendario romano general de la Iglesia Católica a nivel mundial: La natividad de la Virgen María.

Esta fiesta mariana tiene su origen en la dedicación de una iglesia en Jerusalén, pues la piedad cristiana siempre ha venerado a las personas y acontecimientos que han preparado el nacimiento de Jesús. María ocupa un lugar privilegiado, y su nacimiento es motivo de gozo profundo.

Según la Tradición, la Virgen Madre de Dios nació en Jerusalén, junto a la piscina de Bezatha. La Liturgia Oriental celebra su nacimiento cantando poéticamente que este día es el preludio de la alegría universal, en el que han comenzado a soplar los vientos que anuncian la salvación. Por eso la liturgia nos invita a celebrar con alegría el nacimiento de María, pues de ella nació el sol de justicia, Cristo Nuestro Señor.

Oración

Dios te salve, María. Llena eres de gracia

El Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres

Y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús.

 

Santa María, madre de Dios.

Ruega por nosotros los pecadores

Ahora y en la hora de nuestra muerte

Amén.

COMENTA LA NOTA

Otras Notas

Religión

San Moisés, el máximo profeta

El que liberó a los israelitas de la esclavitud de los egipcios.

Religión

Hoy se recuerda a San Ramón Nonato, patrón de la República Dominicana

Su nacimiento se dio en condiciones fuera de lo común y dedicó su vida al rescate de los cautivos

Religión

San Juan Bautista, el santo que murió defendiendo su verdad

En la religión Yoruba sincretiza con Osun

Religión

San Agustín, el pecador que se transformó en santo

Cada 28 de agosto se celebra su festividad.

Religión

Santa Rosa de Lima, hacedora de milagros

Fue beatificada y canonizada por el Papa Clemente X

Religión

¡Hoy es la coronación de María como reina de todo lo creado!

Con este acto, cada 22 de agosto, se busca exaltar la grandeza de Nuestra Señora.