Unamos nuestras oraciones para alcanzar la paz en el mundo

Unamos nuestras oraciones para alcanzar la paz en el mundo

Como ya todos sabemos, lamentablemente en la última semana el mundo volvió a conmocionarse por el atentado terrorista perpetrado en una universidad de Kenia por un grupo islamista que dejó el tristísimo resultado de 148 víctimas fatales inocentes. Se trata del tercer atentado de similares características sufrido en diferentes partes del planeta en los últimos meses. Recordemos brevemente que el pasado 7 de enero dos terroristas ingresaron en la redacción del semanario satírico francés Charlie Hebdo y asesinaron a sangre fría a doce personas. Fue un crimen atroz que estremeció al mundo. Dos meses más tarde, el 18 de marzo, tres terroristas relacionados con el Estado islámico irrumpieron en el Museo Nacional de El Bardo, en Túnez, y mataron a veintitrés personas a quemarropa.

Ahora que el horror vuelve a repetirse, y en proporciones cada vez más grandes, lo primero que quiero aclarar (de la misma manera en que aclaré en enero pasado ante la tragedia en París) es que si bien estos hechos de sangre son autoadjudicados por grupos islámicos, los secuestros, las matanzas y el terrorismo no son actos respaldados por el Corán y constituyen una plena ofensa al islamismo bien comprendido, un credo que contempla la coexistencia entre religiones  y desea vivir pacíficamente. Lo que sucede es que los extremistas interpretan el Corán a su manera y tergiversan los dichos de Mahoma para justificar sus aberrantes actos. El texto sagrado sugiere, además, que es una virtud renunciar a la venganza (5:45). Así como también dice: “¡No debe existir coacción en cuestiones de fe!” (2:256).

En enero de este año, en este mismo blog que comparto con todos ustedes, adelanté que veía que podían repetirse hechos trágicos en el mundo relacionados con el terrorismo. Y hoy les digo con más fuerzas que nunca que la mejor manera de combatirlos es uniéndonos todos en oración, más allá de la religión que profesemos, y que los diferentes credos no nos separen sino que nos ayuden a pedir con más fuerza todavía por la paz en el mundo. Sabemos que hay mentes maléficas trabajando para el caos  y la muerte, pero también sabemos que para vivir en un mundo en armonía tenemos que unirnos y juntar nuestras fuerzas.

Bendiciones para todos.

VF.

COMENTARIOS