Las fases lunares y la influencia en nuestras vidas

Las fases lunares y la influencia en nuestras vidas

La luna siempre es la misma, pero según con la disposición que va tomando con respecto a nuestro planeta y al sol no hay dos días seguidos en que la veamos exactamente de la misma manera. La luna no tiene luz propia pero refleja la luz emanada por el sol. Durante un ciclo lunar, que dura veintinueve días, la luna pasa por cuatro grandes fases diferentes: Luna nueva, Cuarto creciente, Luna llena y Cuarto menguante. Y cada una de estas fases tiene una influencia fundamental sobre la vida cotidiana de las personas. A continuación te presento algunas de las características de dicha influencia en cada fase lunar:

LUNA NUEVA: Durante esta fase podemos ver la cara más oscura de la luna, ya que el sol está ubicado detrás de ella. Esta es la mejor fase para que inicies emprendimientos o retomes planes que tenías atrasados y para comenzar a sembrar todo aquello que más adelante cosecharás: deseos renovados, planes y proyectos. Durante este corto períodos, que dura sólo dos o tres días, es recomendable que descanses adecuadamente para recobrar energías para todo lo que se viene en las demás fases. Si tienes pensado cortarte el cabello para que vuelva a crecer sano, rápido y fuerte, esta es la fase ideal para hacerlo. Y, por el contrario, no es recomendable que te depiles ya que enseguida volverá a crecer el vello y más fortalecido que antes.

CUARTO CRECIENTE: Todas aquellas cosas que sembraste durante la luna nueva germinarán positivamente durante este período que dura casi trece días. Si planeas contraer matrimonio, será conveniente que lo hagas durante esta etapa. También es un período ideal para iniciar negocios o para invertir ahorros y resolver problemas económicos y financieros. Deberás mentalizarte para estar seguro de que todo lo que emprendas en esta fase tendrá grandes posibilidades de éxito. El cabello también crecerá de forma rápida aunque con menos fortaleza que en la fase anterior. Y si quieres someterte a tratamientos de belleza facial, hazlo en este momento ya que tu piel recibirá mejor los nutrientes y efectos relajantes y rejuvenecedores.

LUNA LLENA: Esta es una frase muy breve (no dura más que algunas horas) pero con efectos muy potentes. Durante la Luna Llena es muy común recibir noticias o revelaciones inesperadas y también darse cuenta de que algunos de los planes que estábamos llevando a cabo no eran viables y deben ser descartados. En este período las emociones se encuentran a flor de piel y pueden impactar negativamente en nuestro organismo. Para contrarrestar las posibles secuelas negativas, es aconsejable realizar ejercicios de meditación y relajación. Las enfermedades se incrementan pero también lo hacen los nacimientos. Si debes programar una cirugía u operación, intenta no hacerla en este período, ya que las heridas y las intervenciones tardan más en cerrar y cicatrizar.

CUARTO MENGUANTE: En esta fase estamos más cansados y con la energía más débil que en las fases anteriores. Es un momento perfecto para hacer orden tanto en nuestro hogar o lugar de trabajo como en nuestro organismo: es una fase ideal para limpiar y tirar trastos viejos e inservibles y también para eliminar elementos no saludables del cuerpo, como verrugas, manchas y cicatrices. También es la fase ideal para eliminar toxinas y para iniciar dietas alimentarias, ya que el cuerpo asimilará mejor los cambios. El Cuarto Menguante es el período indicado para concretar separaciones, tanto sentimentales como comerciales, que no venían haciéndonos bien. Si tienes jardín, encárgate de combatir a los parásitos y a las malas hierbas.

COMENTARIOS