Olvidé mi contraseña
Registrate
Religión

Recordamos a San Martín, el último Papa martirizado

Es uno de los grandes íconos de la fortaleza cristiana

Cada 13 de abril se conmemora a San Martín, conocido como el último Papa mártir. Nació en la ciudad de Toscana y su nobleza y el gran servicio que brindó a la Iglesia lo convirtieron en el sucesor de Teodoro en el Pontificio. Era un Papa caritativo y apacible, cuyos principales herramientas de consagración a Dios eran la oración y el ayuno. Fue elegido Papa en el año 649 y poco tiempo después organizó un Concilio condenar la herejía de los Montelistas, aquellos que afirmaban que Jesucristo no había tenido una voluntad humana sino sólo una voluntad Divina.

Esta condena fue mal recibida en la ciudad de Contanstinopla, donde lo acusaron de malhechor y el Emperador dio orden para que lo asesinaran. San Martín, calumniado y tildado de traidor, enfermó gravemente y cayó en poder de sus enemigos. En ese estado fue llevado a Constantinopla y, como castigo, fue arrastrado con una soga al cuello por las calles en las que dejó un reguero de sangre. Luego lo trasladaron al destierro, donde murió el 16 de septiembre del año 655. La persecución y el martirio que sufrió son muestras de la fortaleza cristiana. Hoy su cuerpo descansa en la ciudad de Roma.

COMENTA LA NOTA

Otras Notas

Religión

Hoy se conmemora a San Ezequiel, “el profeta martirizado”

Fue un hombre de un gran valor y una estupenda sabiduría

Religión

La importancia de celebrar la Fiesta de la Anunciación

Se conmemora el inicio de la existencia de Cristo

Religión

El día de San José, el padre virginal de Jesús y de la Iglesia

Fue un elegido de Dios, quien le confió sus tesoros más valiosos

Religión

San Salvador de Horta, patrono de los aprendices de zapateros

Es considerado uno de los grandes realizadores de milagros del siglo XVI

Religión

El día de San Patricio, el santoral más festejado en el mundo

En México también se celebra al Batallón de San Patricio

Religión

Santa Luisa, quien entregó su vida a los más humildes

Al enviudar, dedicó su vida totalmente a Dios