Olvidé mi contraseña
Registrate
Religión

Nuestra Señora de los Ángeles, patrona de Costa Rica

Fue declarada protectora de los católicos de las Américas por el Papa Juan Pablo II

El 2 de agosto es el día de Nuestra Señora de los Ángeles. La historia de la patrona de Costa Rica se remonta al año 1635, cuando una leñadora jovencita llamada Juana Pereira encontró –mientras buscaba leña para cocinar alimentos– una muñequita de piedra con un niño en su sus brazos sobre una piedra en un manantial de agua. Lo notable fue que la joven la llevó a la casa pero la muñequita desaparecía todos los días para volver a aparecer en el mismo lugar. Ante este sorprendente fenómeno, el pueblo decidió construirle una ermita en el año 1681. El santuario fue destruido por dos terremotos para ser reconstruido en 1727 y en 1930.

Todo esto sucedió en la ciudad de Cartago, la antigua capital de Costa Rica. La Virgen de los Ángeles fue llamada cariñosamente “la negrita” y fue declarada Patrona de los católicos de Costa Rica en 1824 y protectora de los católicos de las Américas por el Papa Juan Pablo II. La imagen mide alrededor de 20 centímetros y está compuesta por roca volcánica, grafito y jade. Su cara es redonda y sus ojos achinados, y en su brazo izquierdo descansa sobre su pecho el Niño Jesús. En la actualidad la imagen se encuentra en el altar de la Basílica de Cartago, colocada sobre un pedestal que semeja un medio mundo, se levanta una azucena con seis pétalos en cada uno de los cuales posa un pequeño ángel.

COMENTA LA NOTA

Otras Notas

Religión

Hoy es el Día de San Elías, el profeta y patrón del trueno

Camina por el cielo en busca del dragón que come los campos de trigo

Religión

La historia de las medallas religiosas

Ofrece variados favores espirituales a quienes la lleven consigo

Religión

Hoy es el día del Sagrado Corazón de Jesús

La imagen del Corazón de Cristo representa la fe y el amor por la humanidad

Religión

San Miguel, el arcángel de Dios más fiel

Es un gran protector contra el Diablo y su nombre significa “Quien come de Dios”